Fábula – El empresario exitoso y el indígena

A continuación voy a compartir una fábula que me enseñó David, mi compañero del blog, y la verdad es que me pareció muy buena y no puedo no publicarla. En ella, nos damos cuenta de que a veces escogemos el camino más complicado para conseguir un objetivo simple. Espero que os juste al menos la mitad que a mi, ya que gracias a una tarde compatiendo videos, fábulas, historietas, etc… con David, surgió la idea de hacer este blog!

Juan es un empresario con grandiosa reputación a quien le funciona tan bien sus negocios, que ya no necesita dedicarles mucho tiempo. Esta libertad le ofrece la posibilidad de viajar. Por esta misma razón, Juan decidió viajar a Xenjún, una isla desconocida para muchos, situada muy próxima a Cancún.

Solo llevaba una semana cuando ya estaba fascinado de la gran cantidad de variedades de pescado que había alrededor de la isla (seguramente por tratarse de una isla un poco desconocida…). Cada día repetía los mismos hábitos: le encantaba madrugar y correr por la playa, ir a leer a un rincón que descubrió, comer con su familia en la arena de la playa y relacionarse con los indígenas de la isla, que al estar tan próximos a Cancún, conocían el español.

A la segunda semana empezó a tener grandes curiosidades. Siempre observaba el mismo indígena que se encargaba de pescar, y conseguía pescar tanto, que casi podía alimentar a toda la tribu (eran un centenar aproximadamente). Era tan grande su curiosidad que se animó y se acercó a el para preguntarle:

– Hola, buenas! te gusta pasar todo el día aquí? -preguntó Juan.

-Si! como puedes observar todo es calma, y me siento orgulloso de alimentar a mi pueblo -contestó el indígena.

-Ya….pero..has pensado que si viniera 1 indígena del pueblo a ayudarte…tardarías la mitad de tiempo en pescar todo lo necesario? – preguntó Juan.

-Si….-contestó extrañado el indígena.

-Pues piensa en ello amigo!, espera…y si vinieran 10…..y les pusieras 10 cañas para pescar…seguro que en la mañana acababas de pescar! pero espera…espera…y si vinieran 20? en una sola mañana pescarías lo necesario para un día y podrías acercarte a Cancún a vender el pescado restante! -animó Juan al indígena mientras el indígena miraba un poco extrañado.

-Pero espera un momento…casi la mitad de la población son hombres…por que no os concentráis en pescar y enseñas a 50 hombres a pescar? podrás vender tanto a Cancún que podrás traer a esta isla productos que aquí no podéis encontrar..pero espera..y por que no montas una empresa de pesca, contratas personal de Cancún y exportas pescado? En un mes ganarías tanto dinero que podrías invertir en un barco y aquí tienes tanto pescado que seguro que venderías muchísimo! Ganarías tanto que en 2 años podrías retirarte del negocio y podrías vivir todo el año dedicándote a lo que quisieras, con total libertad, con total tranquilidad! -animó entusiasmado Juan al indígena que no paraba de mirarle extrañado.

-El problema amigo, es que todo eso ya lo tengo. -contestó el indígena a Juan con total tranquilidad.

FIN.

La historia quiere mostrar, que a veces nos enfocamos tanto en como mejorar partes de nuestras vidas, que a veces nos olvidamos que hay cosas realmente importantes que ya las tenemos.

Anuncios
de Carlos & David Publicado en Fábulas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s